Viaje al Pirineo Catalán

Viaje al Pirineo Catalán

Llevaba mucho tiempo con ganas de visitar el Pirineo Catalán y después de varios intentos fallidos por fin conseguí organizar a un pequeño grupo de amigos para hacer unas rutas por algunos de los parques naturales más bonitos del Pirineo Catalán.

Empezamos nuestra ruta con un par de días de descanso antes de la aventura en Barcelona, nos alojamos en Boriabcn, un edificio con carácter y siglos de historia, ubicado en pleno barrio de el Born.

De hecho, solo llegar y dejar las cosas en una de sus amplias y luminosas estancias no pudimos evitar sumergirnos por el barrio del Born, visitamos la Basílica de Santa María del mar, el Museo Picasso, el mercado de Santa Caterina y las callejuelas con encanto del que, para mí, es uno de los barrios más bonitos de Barcelona.

Pasamos una agradable tarde recorriendo el barrio, pero reservando todas nuestras fuerzas para la aventura que nos esperaba al día siguiente.

Ese iba ser el día más urbanita porque el resto de nuestro viaje lo íbamos a pasar íntegramente en plena naturaleza, en la belleza en paisajes del Pirineo Catalán.

De hecho, me resultaba curioso pensar que después de vivir varios años en Cataluña apenas hubiera visitado ningún sitio a parte de Barcelona. Conocía la ciudad al dedillo, pero en casi un año de vivir allí no había visto nada más allá de Terrassa.

Ni siquiera había estado en Sitges, lo más irónico de todo es que sería ahora que vivía en Madrid cuando descubriera realmente Cataluña y el sorprendente Pirineo Catalán.

Los Parques Naturales más bonitos de Cataluña

Uno de los Parques que teníamos apuntados como primer destino era el Parque de Aigüestones. Situado en el Pirineo de Lleida, en este parque natural podemos encontrarnos con más de 200 lagos o estanys, con riscos impresionantes como el de los Encantados y con una gran diversidad de flora y fauna. Sitio ideal para hacer senderismo, ya que hay diferentes itinerarios dentro del parque.

Nosotros dejamos el coche en las afueras de Espot, y nos dirigimos al lago Sant Maurici recorriendo el valle del río Escrita. También hay una serie de refugios en el parque (nueve para ser exactos) por los que se pueden realizar diferentes rutas. Una de las rutas de senderismo más famosas es la Ruta Carros de Fuego.

Otro de los puentes fuertes del viaje iba a ser nuestra visita al Delta del Ebro. Hay muchas excursiones posibles para hacer en el Delta del Ebro que se localiza en la desembocadura del río Ebro, en la provincia de Tarragona, en la parte más meridional de Cataluña.

Fue declarado parque natural en agosto de 1983, y ampliado en 1986. El Delta del Ebro es la zona húmeda más grande de Cataluña y una de las más importantes de Europa occidental detrás del parque regional de la Canarga en Francia y del parque nacional de Doñana en el sur de España.

Con una sorprendente belleza natural y muchas actividades posibles en plena naturaleza la visita al Delta se convirtió en la mejor parte del viaje.