Sri Lanka, ¿Y por qué no?

Sri Lanka, ¿Y por qué no?

¿Sabéis cuándo fue la primera vez que escuché hablar de esta isla? Pues debía tener unos 15 años y estaba jugando al Trivial con mi familia cuando me preguntaron cuál era el mayor país exportador de té de la India. Yo no tenía ni idea, obviamente, pero la respuesta era Sri Lanka. Tuve que leer el nombre de la isla tres veces antes de intentar pronunciarlo y, aun así, sigo sin tener muy claro cómo hacerlo, pero la busqué en la Enciclopedia (sí, por aquel entonces se usaba) y en un atlas geográfico con muchas fotografías para ver sus paisajes. Literalmente me enamoré.

Jamás pensé que podría viajar a allí. Al fin y al cabo es un país lejano, exótico, donde comer no debe ser muy caro pero sí llegar hasta allí. Sin embargo la vida da muchas vueltas y hace unos meses me tocó un pellizco en la lotería nacional. No es demasiado, no me va a sacar de pobre, pero me permite darme algún que otro lujo y, uno de ellos, va a ser visitar esa isla y, por supuesto, seguir viajando mucho. Cuando me tocó, lo primero que hice fue ponerme en contacto con la administración de lotería. Os parecerá una tontería pero yo quería hacerlo. Les llamé por teléfono al número que indican en su web ladiosafortuna.com y les dije lo que había ganado. Me dijeron que ya sabían que habían vendido el número premiado pero que era la primera en ponerme contacto con ellos y que estaban muy contentos.

Toca preparar cada detalle

Y ahora aquí estoy, preparando mi viaje a la India sin saber muy bien cómo hacerlo. Para empezar me esperan más de 20 horas de vuelo en un avión de Qatar Airways y estoy muerta de miedo porque nunca he permanecido tantas horas dentro de un avión y no sé hasta qué punto voy a llevarlo bien, pero me hace tanta ilusión que me gana más lo positivo que lo negativo.

He estado leyendo algunos post de viajes de otros blogueros y me quedo con este de trajinandoporelmundo.com donde aconsejan algunas cosas muy interesantes.

Por ejemplo, como ya he dicho antes comer es bastante económico pero si quieres visitar los lugares turísticos del país hay que preparar la cartera porque, en ese sentido, Sri Lanka no es un país barato. La media por entrada rondan los 20 euros, pero hay entradas que cuestan 25 euros o más.

Lo más bonito, según está web, es la peregrinación al Pico de Adán. Por lo visto ascender hasta la cima es toda una odisea y cuesta una barbaridad (hay que estar en forma), pero una vez ahí arriba todo merece la pena. Con diferencia. También aseguran que hay que viajar en tren porque es todo un espectáculo, tanto por el recorrido con sus paisajes montañosos llenos de naturaleza viva, como por lo que vives dentro de los vagones. Miles de historias se ven a través de los ojos y las miradas de los viajeros. Es magnífico y muy económico.

Lo que más me ha llamado la atención es que en ese post aconsejan vivir la fiesta nocturna. No sé por qué yo pensaba que eso es un invento occidental y que allí las fiestas se hacían más con motivos religiosos que otra cosa pero, por lo visto, estaba bastante equivocada porque tienen pubs, terrazas chillo ut y restaurantes turísticos estupendos. Ellos recomiendan Negombo, un lugar con mucho ambiente nocturno con bares y música en vivo (me lo apunto para buscarlo en el mapa).

Sea como sea, el caso es que me voy en mes y medio (justo después de Navidad) así que si tenéis consejos o ideas que darme, por favor, hacedlo. Os agradeceré cada comentario.