El medievo sigue vivo en España: Ronda

El medievo sigue vivo en España: Ronda

Hay pueblos con magia, y no estoy diciendo que el resto no tengan su encanto, pero es que hay algunos que podrían protagonizar cualquier película, serie o libro de contexto medieval, o incluso de fantasía, y el caso es que muchos de ellos están muy cerquita de nosotros. Quizás el pueblo medieval más famoso de España sea Olite, en Navarra, y es que esa terminación de las torres de su castillo en punta sin marca innegable del medievo, así como sus calles y la ornamentación de todo el pueblo, pero hay otros tanto que son auténticas maravillas vivientes.

Tossa de Mar, en Girona, destaca por su increíble muralla de cara al mar que fortifica todo el centro del pueblo. También en Girona encontramos Besalú, y es que esta zona de España está muy bien conservada, una recomendación muy acertada que puedo aceros de este pueblo es ir el último fin de semana de agosto, que es cuando se celebra el festival medieval, maravilloso. Y sin salir de la provincia, Peratallada, totalmente admirable, Castellfollit, con su impresionante acantilado al pie de las casas y Pals, con la vegetación inundando las fachadas de piedra.

Albarracín, en Teruel, un pequeño pueblo musulmán con un sistema defensivo muy interesante. Ainsa, en Huesca, con su magnífica plaza. Ávila, por supuesto, con su magnífica muralla. Santillana del Mar, en Cantabría, con esos edificios tan míticos. Bárcena Mayor, también en Cantabria, con sus magníficos balcones de madera y su artesanía a pie de calle. Frías, Burgos, con casas apiñadas y pequeñas callejuelas. Olvera, Cádiz, donde destacan sus casas blancas, como en casi todo el sur. Priego de Córdoba, muy parecido a Olvera. La Alberca, Salamanca, donde sus balcones se llenan de flores que iluminan los tonos tierra de los edificios. Pedraza, Segovia, donde parece no haber pasado el tiempo. Buitrago de Lozoya, tan cerca de la capital y tan diferente. Peñafiel, donde bien podrían haber rodado “Shakespeare in love”. Alquézar, en Huesca, con su castillo en los alto presidiendo la montaña desde se asientan las casas. Sigüenza, con su festival de teatro en la plaza mayor. Montefrío, en Granada, cuyo castillo parece haber quedado paralizado en el tiempo. Rupit, en Barcelona, el pueblo escondido. Hondarribia, imponente. Y, cómo no, Ronda, mi último descubrimiento.

Ronda

Ronda, en Málaga, se alza majestuosa, en la Serranía del mismo nombre, a unos 100 kilómetros de la capital. Llegar hasta allí en coche es muy sencillo, pero no lo es tanto si viajas en tren hasta Málaga, por lo que recomiendo contratar un servicio profesional para llegar hasta allí. Nosotros optamos por rondatransfertours.com, totalmente recomendable.

Lógicamente, la magnífica vista del Puente Nuevo, de la entrada del pueblo en lo alto de la plana montaña con ese acceso, totalmente del medievo, del puente de tres arcos, es probablemente la postal más famosa del lugar y la más espectacular. Sin embargo, Ronda tiene muchas más cosas que ofrecer.

La plaza del Socorro es uno de los lugares más concurridos de Ronda y está llena de terrazas y veladores donde puedes picar algo. En ella encontrarás la Iglesia del Socorro, que aunque no soy muy de iglesias, he de decir que llama la atención, tanto por su colorido como por su arquitectura.

La plaza de toros también hay que visitarla porque, estés a favor o en contra de este tipo de eventos, el edificio de la Real Maestranza de Caballería de Ronda es una de las más importantes de España, e impresiona mucho verla.

Tampoco puedes perderte un agradable paseo por la muralla, donde encontraras la Puerta de Almocábar y la Puerta de la Cijara, ambas de estilo musulmán. Y si sigues con ganas de pasear, debes visitar La Casa del Rey Moro y bajar todos sus escalones hasta las orillas del río Guadalevín, con unas vistas magníficas.

Luego, para descansar, puedes relajarte un poco en los Baños Árabes de Ronda, situados a la entrada de la ciudad, fuera la zona amurallada. Se conservan desde la época musulmana y son una auténtica gozada. Y, por supuesto, disfruta de la naturaleza de los Parques Naturales de la Serranía de Ronda:

  • Parque Natural de Los Alcornocales: el último reducto de Selva en Europa.
  • Parque Natural de la Sierra de Grazalema: a 1500 metros de altura, el lugar donde más llueve de España.
  • Parque Natural de la Sierra de las Nieves: llena de pinsapos y con la sueva más profunda del mundo, con más de 1200 metros de desnivel.

Y si tienes tiempo, o te sabe a poco, siempre puedes hacer una ruta en coche por los pueblos más bonitos de Málaga, yo te recomiendo Antequera, Mijas, Frigiliana, Nerja y Marbella.